Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Reto Cinéfilo Julio
Hoy a las 9:37 pm por Shaz

» A, B, C ... en inglés!
Hoy a las 3:45 am por lvic15

» ABC de nombres de personas.
Hoy a las 2:13 am por SIGAIN3

» Si pudieses estar dentro de un libro, ¿Cuál sería?
Ayer a las 3:44 pm por Daniels

» Quiero Likes ;)
Ayer a las 10:51 am por Aitana

» ABC de películas
Ayer a las 10:28 am por Taninaminina

» Qué prefieres?
Ayer a las 10:26 am por Taninaminina

» ABC de animales.
Ayer a las 10:24 am por Taninaminina

» Cuenta de 100 en 100 hasta 5.000
Ayer a las 10:22 am por Taninaminina


Amor Puberto

el Sáb Ene 17, 2015 10:46 pm

Wenas.

Esto es una pequeña historia que escribí hace muchos años. Está dividida en pequeños capítulos que subiré a continuación. No tiene un final, y no tengo intención de crearle alguno, solo son como pequeñas "anécdotas" que se me ocurrieron un día muy ocioso.

Solo quiero compartirlo con ustedes.
avatar
AdmónBL

el Sáb Ene 17, 2015 10:48 pm

A sus 6 años

Una calle, dos niños, ella tiene 6 años y él 10.
Ella está enamorada.
Él también.
Pero no de ella.
―¿Por qué no puedo ser yo? ―pregunta con voz chillona, pone ambas manos en su cintura y hace cara de puchero.
―No me gustas ―dice él, dando un paso atrás.
Su cara se pone roja de la ira, avanza hacia él y le da pequeños golpes en los brazos mientras éste intenta protegerse.
―¿Por qué no? ¡¿Por qué te gusta ella, y yo no?! ―Con un leve movimiento, se pone de puntillas y tira del cabello del chico, bueno, del poco cabello que tiene―. Eres un imbéchil.
―Detente. ―-Él la empuja levemente, pero aun así consigue que esta se dé culo contra el asfalto―. No me gustas, comes mocos y aún te haces en la cama.
―¡No es cierto! ―La niña se da vuelta y sale corriendo calle abajo llamando a gritos a su mamá.
Solo tiene seis años, ya le golpearon el trasero y le han roto el corazón.

avatar
AdmónBL

el Sáb Ene 17, 2015 10:49 pm

9 años después de lo ocurrido


Se puede ser rechazada una vez.
¿Y quién no lo ha sido?
―Mira quien se acerca hacia acá ―murmuró Patricia, mejor conocida como Pato―. Mira con disimulo…
Terminada la frase el cuello de Amanda giró 180 grados, Alejandro, el chico que la había rechazado hace unos años, caminaba por el pasillo de la escuela.
Después de su declaración de amor hace varios años no se habían vuelto hablar, ambos actuaban como si lo hubiesen olvidado. O ella actuaba así y esperaba que él hiciera lo mismo.
―No viene hacia acá ―dijo, cerrando el locker con fuerza, sostuvo los libros en su mano mientras volvía a mirar a Pato.
―¡Amanda! Eso paso hace años, tu declaración, el rechazo, eran cosas de niños. No sé porque te afecta aún…
―¡No me afecta! ―golpeó el locker con los libros―. ¡Ni siquiera sé por qué te conté!
―Eres Amanda ¿cierto? ―La voz detrás de ella pertenecía el estúpido niño que la rechazó hace unos años.
¿Aún se acordaría de aquello?
―Sí y, ¿tú, eres? ―¡La mejor idea! Fingir que no recordaba nada… Eran cosas de niños, pero aun así se le hacía vergonzoso.
―Soy Alejandro y pues te he visto varias veces, y este ¿Cómo decirlo? ―No, no, no podría acodarse de aquella tarde, ¿este era el momento en el que se reía de ella por lo sucedido aquel día?
Comes mocos, mocos.
La voz punzante en un eco.
―¿Hola? ¿Sigues ahí?
El chico la miraba directamente a la cara, ella asintió y el tragó saliva.
―Pues que si querías salir ¿conmigo?
¿Qué? ¿Salir? Pero si ella tenía ahora quince años y él diecinueve ¿y ahora la invita a salir?
Era una grandiosa oportunidad si no fuera…
―Estoy saliendo con alguien más, lo siento.
Triunfo.
¿Triunfo?
Carajo…
¡Si, triunfo! Juegos pirotécnicos y una celebración mental.
Levantar ambos brazos, bailar Oppa Gangam style y decir: ¡La revancha es mía!
―Oh… ―murmuró el chico―. Bueno, no hay problema, ya tengo que irme a clase.
Una vez el chico se alejó, Pato tomó de los hombros a una euforicamental y la miró inquisitiva.
―¿Sales con quién?
―¡Ya te dije! Ricardo me pedirá que salgamos esta misma tarde. ―Sostuvo los libros con fuerza―. Estoy segura.
Seis horas después.
―¿Por qué me llamas? Se supone que estarías con Ricardo…
―¡Se supone! Pero me ha venido esta tarde a decirme que saldrá con alguien más, en resumidas cuentas me ha dicho, tomémonos un tinto seamos amigos ¿entiendes lo que eso significa?
―¿Qué acabas de desaprovechar una oportunidad?
―¡¡Noo!! O bueno, sí, bueno en parte. ―Frunce el ceño―. Ahhh lo que eso quiere decir es que mi suerte es una mierda, ¡gilipollas!
avatar
AdmónBL

el Sáb Ene 17, 2015 10:49 pm

A sus 18 años:


―Te quiero… como amiga.
―Primero me besas y me manoseas, y después dices que me quieres como una ¡amiga! Pues saluda a mí amigo. ―Amanda levanta su puño, el hombre instintivamente se tira hacia atrás, pero Amanda solo sostiene su puño en el aire y de pronto levanta el dedo medio―. ¡Perro desgraciado!
―¡Estás loca! ―grita él, cruzando la calle.
―¡Tú madre! ―pinche huevon, piensa mientras aprieta ambos puños y camina como toro en corridas.
avatar
AdmónBL

Contenido patrocinado

Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.